Solanum dulcamara, dulcamara, uvas del diablo

Solanum dulcamara. Frutos

Solanum dulcamara. Frutos.

Solanum dulcamara,  comúnmente dulcamara o uvas del diablo, presenta unas inconfundibles flores y unos frutos de un intenso color rojo que hacen que esta trepadora perenne no pase desapercibida, aunque lo intenta, ya que Solanum dulcamara suele enmarañarse y confundirse entre otras plantas cercanas a las riberas de los ríos y cursos de agua donde habita.

Solanum dulcamara pertenece a la familia de las solanáceas, un grupo de plantas entre las que se encuentran algunas de las más tóxicas que podemos encontrar en el campo.

El nombre dulcamara proviene de la conjunción de los calificativos dulce y amargo, y es que su sabor es en principio amargo y finalmente dulce; en latín la denominaban “amaradulcis”. El motivo de esta transformación está en el efecto que produce la saliva al separar los azúcares contenidos en los glucoalcaloides de la planta. No obstante, se recomienda no hacer la prueba, ya que Solanum dulcamara es una planta muy tóxica con efectos similares a la belladona. De hecho, los otros nombres hacen alusión a su condición de planta venenosa; matagallinas o uvas del diablo son lo suficientemente descriptivos.

En medicina se le atribuyen múltiples propiedades, lo cual no excluye su toxicidad. Bajo control médico  y en los preparados farmacéuticos supervisados profesionalmente, la dulcamara es narcótica, calma los ataques y espasmos de tos y asma, es diurética, sirve para tratar la gota y el reuma, y con los tallos se elaboran medicamentos para tratar los eczemas crónicos.

Los frutos aplicados sobre las picaduras de avispa calman la hinchazón y el dolor, probablemente por sus efectos narcóticos y sedantes.

Se han demostrado las propiedades antitumorales o anticancerígenas de la solamarina, uno de los glucoalcaloides de Solanum dulcamara.

Podemos encontrar esta planta trepadora por toda Europa, en lugares húmedos siempre cercanos a los cursos de agua. Florece entre los meses de junio y octubre, y los frutos en forma de racimos pueden observarse en otoño. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Solanum dulcamara. Flores.

Solanum dulcamara. Flores.

 

Beleño negro. Hyosciamus niger

H. niger. Flor de beleño.

H. niger. Flor de beleño.

Esta planta relacionada tradicionalmente con el mundo de las brujas contiene unas semillas que han sido ingrediente básico de sus pócimas y ungüentos. Estas semillas eran las responsables de las sensaciones oníricas de ligereza y suspensión en el aire que ellas experimentaban al consumirlas. De ahí la leyenda de que las brujas volaban.

La realidad es que la intoxicación por beleño ocasiona sequedad de boca, vómitos, congestión, alteración en la visión, pérdida de la consciencia, delirios, alucinaciones y en algunos casos, estado de coma profundo y muerte.

Sin embargo, desde el s. XIV y hasta el XIX en que empezó a emplearse el cloroformo, el humo del beleño se utilizó para paliar fuertes dolores como el de muelas.

La planta, de hermosas flores, crece en eriales, bordes de caminos, tierras de labor y al pie de los muros de las casas, en zonas nitrófilas favorecidas por la presencia de ganado. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Datura stramonium (Estramonio)

Estramonio. Porte de la planta.

Estramonio. Porte de la planta.

El estramonio es una planta extremadamente venenosa que podemos encontrar en bordes de caminos, escombreras y terreros. Alcanza 1,5 metros de altura, tiene unas lamativas flores blancas que se abren al atardecer y frutos espinosos. No es originaria de la Península Ibérica y tampoco es muy frecuente en la Sierra de Guadarrama, aunque cada vez abunda más en los pueblos serranos del piedemonte, tal vez como consecuencia del uso para obras públicas y jardinería de tierras que contienen sus semillas extraídas en zonas donde la planta sea frecuente.

Flor cerrada de estramonio.

Flor cerrada de estramonio.

Su consumo provoca entre otras nefastas consecuencias: alucinaciones, desorientación, náuseas, pérdida de la sensación táctil, visión borrosa, episodios de pánico, embriaguez, aceleración del ritmo cardiaco y parada respiratoria. Teniendo en cuenta las circunstancias de salud de quien lo consume, hasta una pequeña dosis de esta planta puede provocar la muerte, y en cualquier caso, sus efectos a largo plazo son nocivos para el cerebro. Por supuesto, de esta planta también se obtienen importantes y beneficiosos fármacos. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Fruto del estramonio.

Fruto del estramonio.