Centrotus cornutus, un pequeño diablillo

Centrotus cornutus

Centrotus cornutus

Este curioso insecto pertenece al orden de los hemípteros. Su aspecto recuerda al de las pequeñas cigarrillas saltadoras, pero es de mayor tamaño que éstas, ya que alcanza casi 1 cm de longitud. Se alimenta succionando savia de diferentes plantas y árboles. Presenta unas pequeñas protuberancias o cuernecillos en el pronoto -el equivalente a nuestro cuello-, de ahí su nombre “cornutus“.  Las larvas consiguen atraer a las hormigas segregando una sustancia azucarada del gusto de éstas. De ese modo, a cambio del suministro de golosina se benefician de la fiera y eficaz protección de las implacables hormigas. Esta estrategia la llevan a cabo también los conocidos “pulgones”,  otros hemípteros parientes de Centrotus cornutus. Lo podemos ver en estado adulto desde abril hasta octubre. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Camptopus lateralis

 

Camptopus lateralis.

Camptopus lateralis.

Este insecto pertenece al orden de los hemípteros, comúnmente los denominamos “chinches”,  y la mayoría de ellos se alimentan de polen, aunque algunos son voraces depredadores como la poderosa “chinche asesina” Rhynocoris iracundus.

 

El género Camptopus, al que pertenece Camptopus lateralis, está escasamente representado en Europa. La mayoría de las especies son tropicales, sin embargo C. lateralis es bastante frecuente en la Península Ibérica y además es inconfundible por sus grandes y curvadas patas posteriores. Se alimenta del polen de las flores donde podemos observarlo. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Coreus marginatus (Chinche hedionda)

Coreus marginatus.

Coreus marginatus.

Las chinches de las flores se alimentan de la savia de plantas, no pican a los seres humanos ni a otros animales. Eso sí, si se las manipula dejan un olor raro, más bien malo, olor a chinche. Coreus marginatus es bastante frecuente en lindes de bosque y prados. Durante el invierno hiberna en estado adulto, escondida y protegida del frío, y cambia su color volviéndose casi negra. Por ello los ejemplares que encontramos a comienzos de primavera parecen otra especie diferente al ser muy oscuros. Tanto la larva como el adulto no son muy diferentes, únicamente se distinguen por la presencia de las alas en el adulto (imago). ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 

Cercopis intermedia (Cigarrilla espumadora)

La esquiva Cercopis intermedia.

La esquiva Cercopis intermedia.

En primavera es frecuente encontrar en el tallo de algunas plantas una espuma blanca en apariencia parecida a la saliva. A simple vista cabría  pensar que se trata de alguna sustancia que segrega la propia planta, pero no es así.

El autor o autora de este “salivajo” pegado a la planta es un insecto del orden de los Hemípteros, la cigarra espumadora Cercopis intermedia. En su fase juvenil, la cigarrila chupa la savia de la planta y expulsa su agua inyectándole aire y mezclándole una proteína -parece ser que un tipo de albúmina-. El resultado es esa espuma en cuyo interior se oculta protegiéndose del calor y de los depredadores.

En estado adulto, la cigarrilla, que tiene la forma y colores que se ven en la fotografía, sigue siendo esquiva. En cuanto se ve sorprendida por el fotógrafo gira alrededor del tallo escondiéndose del mismo hasta que un instante después  desaparece del  foco con un enérgico salto que no deja rastro de su presencia. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Espuma generada por la cigarrilla espumadora.

Espuma generada por la cigarrilla espumadora.